Brinda Casa Franciscana apoyo a inmigrantes en Empalme y Guaymas

Brinda Casa Franciscana apoyo a inmigrantes en Empalme y Guaymas

En lo que va de este año ha aumentado considerablemente el número de familias originarias de África que han recibido la ayuda humanitaria del ministro externo que brinda la Casa Franciscana

 

Manuel Rábago Parra

EL VIGIA

Como parte del ministro externo que ofrece la Casa Franciscana se encuentra la ayuda humanitaria que reciben diariamente personas inmigrantes principalmente procedentes de África que buscan llegar a la frontera con Estados Unidos.

El director general de Casa Franciscana en Guaymas, Martín José Ibarra de Luna, destacó que en el transcurso de este año, ya se alcanzó la cifra de mil 500 personas entre bebés, niñas, niños, jóvenes, mujeres y hombres, de todas las edades, que han recibido el apoyo de personal de esta institución altruista.

Ibarra de Luna explicó que diariamente se acude a las vías del tren en la estación del ferrocarril en Empalme, donde se han encontrada a familias completas a bordo de las góndolas, en condiciones preocupantes, por lo que se les ofrece alimento, agua, sueros y en caso de ser necesario, el refugio para que puedan descansar y recibir atención médica.

“Es un fenómeno que durante los últimos cuatro años no se veía, son muchas las personas africanas menores de edad acompañados de sus padres, jóvenes profesionistas, adultos, hombres, mujeres, que sueñan con estar en Estados Unidos y viajan en el ferrocarril”, indicó.

El sacerdote, explicó que el ministro externo consiste en acudir durante mañana y tarde todos los días, al lugar donde las personas inmigrantes se encuentran a la espera de que el tren salga de Empalme hacia el Norte.

“Nos hemos encontrado con padres con sus bebés y niños, al ver la situación, les pedimos que descansen, pero sobre todo proteger a esos indefensos menores de las inclemencias del clima y les ofrecemos el refugio temporal en Casa Franciscana”.

Ibarra de Luna indicó que al día siguiente los inmigrantes continúan su viaje con la Bendición para protegerlos de las injusticias, pero sobre todo del peligro que implica viajar a bordo del ferrocarril, siempre buscando lograr el sueño anhelado, llegar a Estados Unidos donde solicitan asilo político.

 

Share
%d